• Español

Alimentación saludable y pescado: ¿Cuánto debes consumir, cómo y por qué?

El pescado es uno de los grupos alimentarios básicos de la dieta mediterránea. Su excelente calidad nutricional y su altísimo aporte de macronutrientes, vitaminas y minerales lo convierten en un ingrediente muy interesante para mantener una alimentación saludable.

El pescado contiene proteínas y grasas esenciales, entre las que destacamos la familia de los Omega-3. De hecho, el pescado es de los pocos alimentos sobre los que hay consenso en el mundo científico.

Pero en España, el consumo medio de pescado tiende a ser más bajo de lo recomendado. Esto contrasta con un consumo abusivo de carnes, por lo que desde el Comité Científico de Congalsa aconsejamos realizar una ingesta más equilibrada. Este Comité Científico está integrado por nutricionistas y técnicos de la compañía, que trabajan mano a mano. Su objetivo es mejorar el perfil nutricional de nuestros productos; desarrollar alimentos saludables.

En algunas ocasiones, este déficit de consumo tiene su origen en gustos o apetencias. Pero, en gran medida, esta baja demanda guarda relación con la falsa percepción de que el pescado fresco requiere más esfuerzo en la cocina o con dudas sobre seguridad alimentaria.

Un alimento saludable a cualquier edad y en todas las circunstancias

No hay lugar a dudas de que la incorporación del pescado a la dieta aporta grandes beneficios en la salud de la población de cualquier edad y en todas las circunstancias. Es un alimento que acumula una extensa literatura científica favorable. La conclusión común es que su consumo habitual contribuye a una alimentación saludable.

La amplísima variedad de especies de pescado nos abre un inmenso abanico de posibilidades de consumo y adaptación a todos los gustos. Además, los avances en innovación tecnológica nos han permitido incorporar formas de consumo de pescado diferentes al fresco, y en muchas ocasiones, de más fácil y rápido acceso.

Hablamos, por ejemplo, del pescado ultracongelado, de las latas de conserva o de algunos platos precocinados saludables. Todos ellos enfocados a cubrir las necesidades del consumidor de hoy en día. Y es que una sociedad sin tiempo de comprar y preparar pescado fresco a menudo demanda alternativas fáciles para elaborar cenas rápidas y saludables, comidas para llevar en táper, etc.

Consumo recomendado de pescado para una alimentación saludable

En la dieta mediterránea, patrón sociocultural y alimentario de la cuenca mediterránea, el pescado juega un papel fundamental como principal grupo alimentario de origen animal. A él se unen los huevos y la carne fresca. Desde el Comité Científico de Congalsa aconsejamos consumir un mínimo de 3 o 4 raciones por semana de pescado. También alternar entre pescado blanco y azul.

Es aconsejable que al menos dos de las raciones de pescado semanales sean de pescado azul. ¿Por qué? Por su aporte en grasas esenciales para nuestra salud. Es importante, además, variar entre las distintas especies que podemos encontrar.

Un consumo medio muy bajo

Según el Informe de consumo alimentario en España de 2017, publicado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, el consumo doméstico de pescado cayó en 3,3% en un año. Esto significa que el pescado concentra un 13,29% del total del gasto anual en alimentación y bebidas y que la media de consumo total por persona y año es de 23,73 kilos. Cada español consume sin embargo una media de 47,6 kilos de carne al año, algo más del doble.

Si queremos cuidar nuestra salud, es esencial que nos concienciemos de la importancia de aumentar el consumo de pescado. Es ideal para comidas o cenas, y acompañado preferentemente de verduras y hortalizas. Un ingrediente fundamental para una alimentación saludable.